Perder un bebé. El dolor inevitable y el sufrimiento que si se podría evitar.

Me dejaron sola mucho tiempo… nadie me hablaba. Durante esas horas yo no lloraba, era como si no me estuviera pasando a mí, todo estaba borroso.

Las enfermeras venían a lavarme y me preguntaban ¿que has tenido? ¿ha sido niño o niña? y yo rompía en llanto

A mi lado en la habitación pusieron a una embarazada a punto de ponerse de parto.

Estas situaciones forman parte del testimonio de una mamá, una mujer cuyo bebé murió en el parto. Una pérdida perinatal que resultó inevitable y que debido al acompañamiento que recibió en el hospital, al dolor de la pérdida está mamá tuvo que sumar todos los desafortunados acontecimientos y el trato que recibió durante los días de hospitalización tras el parto.

Acontecimientos y trato que estamos seguras no fueron con la intención de dañar por parte del personal sanitario… Que pudieron deberse a las dificultades de comunicación presentes en las instituciones, la falta de medios, información y protocolos de actuación en la atención a estas mujeres, sus parejas y sus familias. Aún así ese sufrimiento podría haberse evitado.

En la vida hay acontecimientos que no podemos preveer, por mucho que cuidemos el proceso. Terminan en la pérdida de un ser querido, en este caso nos referimos a la pérdida durante la gestación o en las semanas cercanas al nacimiento.

Pero sí que podemos cuidar y atender a las mamás y a los papás en ese duro momento. Si puede estar en nuestra mano cuidar de que los profesionales que atienden a estas personas estén informados y formados para ofrecerles un ambiente que permita la elaboración sana del duelo. Si podemos buscar ayuda profesional para acompañarse emocionalmente en ese trance. Hay una parte de sufrimiento que es evitable.

tranquilidad-1024x768

El duelo perinatal en España y en Andalucía es un duelo desautorizado. En general la muerte supone un tema tabú en nuestra sociedad y en el caso de abortos y muertes de bebés en el periodo perinatal aún más difícil es para las familias poder expresar el dolor en un clima de apoyo y sostén emocional. Los centros hospitalarios no cuentan en la mayoría de los casos con personal que acompañe emocionalmente a estas familias y el personal sanitario se siente perdido, sin protocolos bien definidos, líneas de actuación contradictorias…

En nuestros días es abrumadoramente frecuente que las mujeres y hombres afectados por la pérdida de un bebé no puedan hacer un abordaje sano de la misma. De ser así, ese duelo puede quedar bloqueado y afectar a sus facetas maternales y paternales si ya son padres, a sus próximas maternidades o paternidades, o afectar a facetas de su vida cotidiana.

Es urgente que trabajemos en la visibilización de esas pérdidas, en las mejoras de las políticas de humanización de la atención perinatal en los centros hospitalarios y que exista ese apoyo emocional profesional a las familias que lo necesitan. Se puede recurrir a figuras de acompañamiento emocional como son las doulas especializadas en duelo o bien en el ámbito de la consulta privada de psicólogos del área perinatal.

Es importante que se sepa que estos servicios existen, que es lícito buscar ayuda en esos momentos….

Ojalá en breve ese apoyo pueda estar a disposición de l@s usuari@s que lo necesiten en los hospitales, pero hasta entonces… se puede recurrir a Grupos de Apoyo en la pérdida Gestacional y Perinatal cómo el que organizamos en Rumbos, Recursos Educativos Especializados todos los primeros sábados del mes o bien en consulta individual.

Lidia Claudel
Psicóloga Perinatal y Doula