El dia 13 de noviembre empezamos la PREPARACIÓN AL PARTO Y LOS CUIDADOS DEL BEBÉ

Con mucha ilusión tenemos fecha de comienzo para la Preparación al Parto y los Cuidados del Bebé, será el 13 de Noviembre, miércoles, de 19:10 a 21:15 en Aula Ganesha, calle María Auxiliadora, 41 en Sevilla.

La preparación es cíclica por lo que puedes incorporarte en cualquier momento.

Puedes consultar los contenidos y más información en preparación al parto grupal

TALLER PARTO CONSCIENTE Y EN PAREJA , DIA 12 DE OCTUBRE DE 2013

El día 12 de octubre retomamos el taller Parto Consciente y en Pareja, taller vivencial para mamás embarazadas y sus acompañantes en el parto.

Sera en el Centro de Yoga Diksha, en la calle Relator, 15 de Sevilla en horario de 9:30 a 14:00.

Trabajaremos los miedos y dudas de ambos relacionados con el parto, el acompañamiento, la contención y el apoyo emocional . A través de ejercicios respiratorios, expresión  plástica, expresión corporal y emocional … viajaremos a nuestro interior y aprenderemos medios para mantenernos conectad@s y conscientes.

 

CONTENIDOS :

* El miedo al dolor

* El miedo al parto

* Cómo acompañar el dolor

* Cómo acompañar a la Mamá.

* Condiciones que facilitan el nacimiento

* Emociones ante el parto

* Vivencia del bebé

 

IMPARTIDO POR :

Mila Ramallo, Doula y Trabajadora Social, Máster en Terapia Familiar

Precio : 50 euros por pareja

Duración: 9:30- 14:00 horas

Fecha: 12 DE OCTUBRE DE 2013

Información e inscripciones : www.sermadre.net/ 619 83 20 13/ mila@sermadre.net

 

GetAttachment (12)

LOS CUATRO GRANDES MITOS DE LA DILATACIÓN EN EL PARTO

Lo que no sabes sobre el cuello del útero puede arruinarte el parto.

¿Qué es?  ¿Dónde está?

La mayoría de las mujeres no tienen ni idea de qué es el cuello del útero (cérvix), dónde está, su función o tan siquiera su apariencia. El cérvix está aquí:

cervix

 

Y así es como se ve desde abajo, parecido a un glande:

 

cervix-os

La primera vez que oí sobre anatomía reproductiva básica estaba embarazada de mi primer hijo, y lo único que realmente aprendí sobre el cérvix es que está en la parte inferior de mi útero (me lo imaginaba como la apertura de un globo y mi útero era el globo que se iba a expander), y que se tenía que dilatar de 0 a 10 centímetros en el parto. También tenía que hacerse menos espeso (borrarse) y pasar de una consistencia parecida a la punta de mi nariz a la de la capa de piel que hay entre los dedos índice y pulgar, como derritiéndose. Y que durante el parto era necesario que comprobaran regularmente el cuello uterino para comprobar que la dilatación progresaba.

Pero eso fue todo. Fue en mi formación como educadora prenatal y doula cuando descubrí más cosas sobre el cérvix. Cosas que cambiaron para siempre mi enfoque  del acompañamiento a mujeres durante el parto.

Mito sobre el cérvix número 1 : 10 es el número mágico.

No, no lo es. ¿Sabías que se puede dilatar más de 10 centímetros? ¿Qué?  ¿Ahora todas tenemos que dilatar tanto? Suena espeluznante! Es espeluznante ¿verdad?
En realidad no. Al menos no más espeluznante que dilatar hasta 10. Dilaté bastante más de 10 centímetros en mi último parto, y la cabeza de mi bebé midió 14,75 cm.  Eso es, dilaté hasta casi los 15 cm. Y además sobreviví. Y además no me dolió más que en mis otros partos en los que dilaté sólo 10. Así que, sólo porque estés dilatada de 10 centímetros no significa necesariamente que estés preparada para empujar. Si no sientes el impulso de empujar a los 10 cm y se te ordena que lo hagas, forzarás el cérvix a abrirse “en contra de su voluntad” y resultará dañado. Si tienes una epidural previa y no sientes este impulso, el riesgo de daños es todavía mayor.

Mito sobre el cérvix número 2. El cuello del útero dilata en una forma perfecta de círculo.

El cuello uterino no dilata como un círculo como se dibuja en las imágenes que enseñan la dilatación. En realidad se abre como la elipse dibujada más abajo.

ellipse-dilation

Source: MidwifeThinking.com

“Se abre desde atrás hacia delante como una elipse. La apertura se encuentra enclavada en la parte trasera de la vagina y durante el inicio de la dilatación se abre hacia delante. En algún punto del proceso casi todas las mujeres tienen un reborde anterior (que significa que la parte superior del cérvix no está totalmente dilatado) porque es la última parte que sube sobre la cabeza del bebé. Que este reborde se detecte o no depende de si se realiza o cuando se realice un tacto vaginal. Un borde posterior es muy extraño porque esa parte del cérvix desaparece antes, o porque es difícil alcanzarla con los dedos.

Mito sobre el cérvix número 3. Los tactos vaginales no dañan el cérvix ni dificultan la dilatación.

La matrona Carla Hartley en Ancient Art Midwifery lo explica así:

“El cérvix no debería ser tocado, se produce una respuesta inflamatoria al material extraño (los guantes) y a la presión, y una respuesta hormonal. Al cuerpo puede resultarle confuso que, mientras intenta vaciar el útero, se de una interferencia desde el cuello del útero al ser tocado y manipulado de una manera extraña para él. LOS TACTOS VAGINALES NO SON FISIOLÓGICOS Y SUPONEN UNA INTERRUPCIÓN AL PROCESO NATURAL DEL PARTO.
Y sobre pujar… NO LO HAGAS… tu cuerpo sabe como expulsar un bebé sin tu ayuda, es un reflejo. Ni siquiera esperes tener ganas, sólo espera una sensación de tu cuerpo tomando el control absolutamente, sacando al bebé como está DISEÑADO para hacer.
Habló mucho sobre el abuso verbal y digital en el parto, y los tactos vaginales son un ejemplo de abuso digital.
Las matronas (y los obstetras y enfermeras) que piensan que los tactos vaginales son buenos o necesarios no tienen la formación suficiente o no están actualizados con los conocimientos científicos que prueban que el parto es más seguro si se deja tranquilo sin intervenir. La manera más segura de actuar una matrona es con las manos fuera y la boca cerrada.”

Mito sobre el cérvis número 4. Tu cuello uterino es diferente y está aislado de otras partes del cuerpo.

Ina May Gaskin, la madre de la matronería moderna ha acuñado un término llamado “la ley del esfínter”. Esta ley declara:
Los esfínteres (incluyendo el anal, cervical y vaginal) son los responsables de traer a tu bebé al mundo. Si los esfínteres están apretados, el parto no progresará y habrá más dolor.
¿Qué es exáctamente la ley del esfínter de Ina May?

1.  El esfínter anal, el cervical (el cuello del útero) y el vaginal funcionan mejor en una atmósfera de intimidad y privacidad. Por ejemplo, un baño con pestillo o un dormitorio donde las interrupciones son improbables o imposibles.

2.  Estos esfínteres no se pueden abrir a la fuerza ni responden bien a órdenes de pujar o relajar.

3.  Cuando el esfínter está en proceso de apertura, se puede cerrar repentinamente si la persona se enfada, asusta, es humillada o consciente de sí misma. ¿Por qué? Los niveles altos de adrenalina en el torrente sanguíneo no favorecen (y muchas veces impiden) la apertura de esfínteres. Estos factores inhibidores son una razón importante por la cual las mujeres en las sociedades tradicionales normalmente escogen otras mujeres, excepto en circunstancias extraordinarias, para acuompañarlas y atenderlas durante la dilatación y el parto.

4. El estado de relajación de la boca y la mandíbula está directamente relacionado a la habilidad del cérvix, la vagina y el ano para abrirse completamente.

Insisto, y en otras palabras:

Boca abierta = Cérvix abierto

Garganta abierta = Vagina abierta

Es casi imposible parir con eficacia con los labios apretados y la garganta cerrada. Puedes intentarlo ahora mismo… cuando relajas la mandíbula, abres la boca y la garganta, las nalgas se relajan automáticamente y te undes en la silla. Ina May habla de los beneficios de los besos, y de mantener la boca y los labios sueltos y abiertos. Besar también provoca la segregación de oxitocina y otras hormonas del amor que elevan la tolerancia al dolor y aceleran el parto.
Aquí hay un vídeo de Ina May Gaskin hablando de la ley del esfínter (en inglés)
watch?v=bKDqnAktGiM?rel=0&w=425&h=349
Un vídeo donde se puede ver un cuello de útero sano:
watch?v=qiZCJHrvHa8?rel=0&w=425&h=349
Para aprender más sobre vuestro cuello del útero y cómo relajarlo, os recomiendo encarecidamente que visitéis el blog estudios sobre el útero.

 

Traducción de Marina Romanos para el blog de bebé a go-go del artículo original publicado en birthologie.com

ESTUDIO SOBRE LA MONITORIZACIÓN EN EL PARTO

TITULO : “Estudio Aleatorizado Controlado que Compara Cardiotocografía y Auscultación Doppler del Corazón Fetal en la Admisión en Trabajo de Parto en una Población Obstétrica de Bajo Riesgo.”

AUTOR : Mires G, Williams F, et al.

CITA : British Medical Journal 322:1457-1462, Jun 2001.

REVISTA : [Randomised Controlled Trial of Cardiotocography Versus Doppler Auscultation of Fetal Heart at Admission in Labour in Low Risk Obstetric Population]

MICRO : La cardiotocografía de ingreso no ofrece beneficios en las gestaciones de bajo riesgo e incrementa la incidencia de intervenciones obstétricas.

 

RESUMEN

Introducción

El monitoreo fetal de admisión es un registro breve de la frecuencia cardíaca fetal que se realiza inmediatamente antes del ingreso a la sala de partos. Su principal justificación, señalan los autores, consiste en que las contracciones uterinas afectan la circulación placentaria; de modo que un registro anómalo puede identificar posible compromiso fetal en una etapa que permite intervenciones. Sin embargo, dada la baja incidencia de compromiso fetal intraparto en las gestaciones no complicadas, este procedimiento puede representar una intervención innecesaria. En tales casos, la confirmación de la frecuencia cardíaca fetal normal mediante auscultación Doppler es suficiente. La evidencia de estudios aleatorizados indica que el monitoreo fetal de rutina durante el trabajo de parto incrementa las intervenciones, probablemente innecesarias, debido a supuesto sufrimiento fetal.

En la presente experiencia, los autores compararon en una población de bajo riesgo los efectos de la cardiotocografía y la auscultación Doppler en la salud neonatal y en los niveles de intervención obstétrica.

Métodos

La muestra comprendió a gestantes sin complicaciones obstétricas que justificaran el monitoreo intraparto continuo. En la visita del tercer trimestre las mujeres fueron distribuidas en los grupos cardiotocografía y Doppler. El procedimiento en el primer grupo se extendió por 20 minutos antes de la administración de la analgesia. La auscultación Doppler se efectuó durante e inmediatamente después de por lo menos una contracción.

En el momento del alumbramiento se obtuvieron muestras de sangre del cordón umbilical para medir el pH y el déficit de bases. La principal medida de evaluación fue la acidosis metabólica al momento del nacimiento, definida por pH umbilical inferior a 7.20 con un déficit base superior a 8.0 mmol/l. Los parámetros de evaluación secundarios comprendieron puntajes Apgar, la necesidad de presión positiva intermitente de ventilación en la reanimación, la admisión a unidad de cuidados neonatales e intervenciones obstétricas.

Resultados

La muestra final quedó conformada por 4 023 mujeres que cumplieron con los requerimientos y aceptaron la participación en la experiencia. La comparación entre grupos no mostró diferencias en la incidencia de acidosis metabólica en el alumbramiento.

En las embarazadas estudiadas mediante cardiotocografía fue más frecuente el monitoreo fetal durante el trabajo de parto, el empleo de analgesia epidural, así como la necesidad de partos operativos. En esta población de bajo riesgo, el 21.5% del grupo cardiotocografía presentó alteración de la frecuencia cardíaca fetal comparado con el 3.6% de las mujeres auscultadas. En el primer grupo las anomalías más comunes incluyeron desaceleraciones (58% de los casos) y variabilidad reducida (43%). En el grupo Doppler, en cambio, las anomalías más frecuentes comprendieron bradicardia y desaceleraciones, con una frecuencia del 43% en ambos casos.

Discusión

Los autores no encontraron beneficios neonatales en las mujeres evaluadas mediante monitoreo fetal, según la incidencia de acidosis metabólica, aunque indujo mayor grado de intervención obstétrica. Además, observaron mayores niveles de preocupación con respecto a la frecuencia cardíaca fetal asociados con la cardiotocografía en comparación con la auscultación Doppler.

Los hallazgos indican que cuando la cardiotocografía de ingreso muestra registros anormales los profesionales tienden a tomar una actitud defensiva, que se inicia con el monitoreo fetal continuo y que conlleva mayores intervenciones obstétricas. Tal vez el hallazgo más importante sea el incremento de partos operativos entre las gestantes evaluadas mediante cardiotocografía. La experiencia confirma que, en mujeres con bajo riesgo al inicio del trabajo de parto, el monitoreo fetal de ingreso no supera a la auscultación Doppler en la identificación del feto potencialmente comprometido.

 

Resumen objetivo elaborado por el
Comité de Redacción Científica de SIIC

en base al artículo original completo
publicado por la fuente editorial.

Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
2002

Ref : INET , SAMET , GINECO , PEDIAT